Está viendo:
Buscar casas rurales, hoteles rurales de agroturismo y ecoturismo

Ruta del Azabache

Desde 1997, la Asociación de Turismu Rural Comarca de la Sidra celebró unas Jornadas Monográficas del Azabache entre Tazones y Argüeru con la finalidad de incidir en las propuestas turísticas y artesanas en torno al azabache.

El objetivo: consolidar la Comarca de Les Mariñes de Villaviciosa como comarca azabachera de Asturias y Tazones como puertu azabachero a semejanza de otros enclaves históricos como Whitby en Gran Bretaña se concretó recientemente con la puesta en marcha de la Ruta del Azabache entre Tazones y una mina de Oles.

La azabachería, uno de los oficios más singulares del noroeste peninsular, tuvo su nacimiento en el concejo de Villaviciosa. Asociado al periodo del Jurásico, lo encontraremos en abundancia en la zona de Les Mariñes de Villaviciosa. La abundancia y la calidad del azabache de Villaviciosa posibilitó el desarrollo de una actividad artesana y artística a lo largo de los siglos, desde la época castreña hasta nuestros días. Gracias a la labor de anónimos artesanos de la comarca y con la decisiva aportación de los tallistas de Santiago de Compostela los trabajos del azabache asturiano cuentan con renombre universal
El azabache extraído en Les Mariñes de Villaviciosa constituyó el material más representativo como emblema y símbolo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela. A lo largo de los siglos el gremio de artesanos y tallistas santiagueses se abasteció de la materia prima de la comarca, pero también de las producciones artesanas de numerosos artesanos diseminados por las aldeas entre Villaviciosa y Gijón.
Oles es conocida por su especialización minera, ya que en esta parroquia de Les Mariñes, el minero Tomás Noval nos deja testimonio de una larga tradición familiar que, a principios del siglo pasado conoció su mejor momento coincidiendo con la exportación masiva a Inglaterra.
Argüeru fue famoso por sus azabacheros de los que podemos destacar a Cristóbal Ordieres, que fue llamado a principios del siglo XX por Enrique Mayer, renombrado grabador de ascendencia germánica afincado en Santiago de Compostela para reactivar la azabachería que, pese a su secular y esplendoroso pasado, estaba prácticamente extinguida. Cristóbal Ordieres permaneció una buena temporada impartiendo las técnicas del labrado y pulido del azabache en Santiago, donde Mayer habría de crear escuela que hasta hoy nos llega y produciendo espléndidas tallas en azabache que se conservan en diversos museos de Galicia.
CATÁLOGO DE PIEZAS DE ÚLTIMO MONOGÁFICO (2007)
Pedro Pérez Díez
Nava
Nº 1
Pedro Pérez Díez
Nava
Nº 2
Miguel Rubio
Gijón
Nº 1
Miguel Rubio
Gijón
Nº 2
María Pérez
Villaviciosa
Nº 1
María Pérez
Villaviciosa
Nº 2
Pedro Villanueva
Bimenes
Nº 1
Pedro Villanueva
Bimenes
Nº 2
Pedro Villanueva
Bimenes
Nº 3
Ricardo Mogo
Avilés
Nº 1
Ricardo Mogo
Avilés
Nº 2
Begoña Gutiérrez
Villaviciosa
Nº 1
Begoña Gutiérrez
Villaviciosa
Nº 2
Eliseo Nicolás
Grado
Fotos:
Marcos Morilla.
Argüeru (Villaviciosa)

<< volver

Twitter